Crónicas de Tenerife: Primer día entre el norte y el sur

La primera en aparece fue Lanzarote, allí, miles de metros debajo de nuestros pies, iluminada por una luna llena que hacía que, junto a las pocas luces que poblaban la isla a esas horas, fuera más que suficiente para distinguir su silueta. Después vino Fuerteventura, más alargada, menos iluminada también, pero totalmente reconocible y después, pues la siguiente, no fallaba, esa, por narices, tenía que ser Gran Canaria, si ves, más redondita. Pero óyeme una cosa, ya tendríamos que empezar a bajar, no?

El problema no era otro que los kilos y kilos de mocos que tenía repartidos por todo mi cráneo, empezaba mis vacaciones de semana santa con un trancazo monumental, la tocha roja a lo payaso de tanto sonarme y lo peor, lo que más temía, lo que esto significaría cuando el avión empezara a perder altura y, con ello, la presión en cabina empezara a cambiar de forma brusca.

Y con razón.

Es como si la cabeza te empezara a estallar, esa presión, los oídos que silban como si fueran una olla exprés y el tarro que se te va para un lado y para otro, y juro por lo que más quiera que nada de alcohol eh, iba sereno a más no poder. Pero yo ya sabía lo que se me venía encima, alguna vez, de pequeño, ya me había pasado, y me cago en dios y en todo lo que se menea, pero bueno, es lo que hay tu, toca aguantar el chaparrón, hacerte un poco el duro delante de los demás pasajeros y mirar de no caerte redondo cuando te levantas, ya en tierra, con ese globazo digno del mejor garrafón.

Sea como sea ya estábamos en Tenerife, ya empezaba nuestras vacaciones y lo primero de todo era ir a por el coche no sea que nos cerraran y tuviéramos que volver mañana a por él.

Para ello es fácil, y es que, en la misma sala donde se recoge el equipaje estan todos los mostradores de las agencias. Toma ya! Puta madre! –mira tú te quedas esperando la maleta y yo me voy a hacer todo el papeleo y así vamos avanzando. A ver, Hertz, Sixt, Europcar, esta, la otra, la prima y…pero…donde coño está Avis?

La madre que los parió pero si son los únicos que no tiene mostrador!! A buenas horas nos enteramos que la oficina de recogida de Avis no está en el aeropuerto, sino en un polígono en las afueras y que en la calle hay (o debería haber) un autobús esperando para llevar a todos los pasajeros hasta allí. Serán perros y mira que hablé con ellos por teléfono en varias ocasiones y ese pequeño detalle, no sé, se les olvido supongo…

Y claro, con que no hay autobuses, pues ahora a mirar este por aquí, ahora a mirar este por allá, tu Adri quédate aquí con la maleta que voy a dar una vuelta, pero que te he dicho que no te movieras, joder donde está el puto autobús..Justo lo que quería mi cabeza, a punto de estallar y llenar todo de mucosidad en un radio de 10 metros a la redonda, pero bueno, al fin, es lo que hay.

Para que no os pase lo mismo, salir por la puerta lateral del aeropuerto y, al final de donde están los autobuses de todos los tour operadores, encontrareis un pequeño autobús con un cartelito que pone Avis, no tiene más secreto en verdad, pero claro, es saberlo, como todo.

Una vez ya en él, todo fue pan comido y en menos de una hora ya estábamos abriendo la puerta de nuestro apartamento, en frente del mar, pero oye, hechos polvo se queda corto así que, si eso, ya seguimos mañana, ahora, a descansar….

———

Llegar a un lugar cuando ya ha oscurecido hace que te pases toda la santa noche contando las horas para que salga el sol y puedas ver, por fin, lo hay detrás. Es un poco friki pero me recuerda mucho a la noche de reyes cuando éramos críos, joder que noches más largas, la virgen, en vela esperando el momento en que dieran el pistoletazo de salida para poder comprobar lo mal que te habías portado durante todo el año.

Pues algo parecido ha sido hoy. Saber que tienes una ventana frente al mar, que lo oyes, lo hueles pero no ves un carajo ha hecho que me despertara varias veces para ver si ya era el momento de abrir los regalos. Bueno, esto y los tres o cuatro tarascazos que me he dado en la cabeza con el jodido estante que hay colgado encima de la cama. A ver, que quieres poner una estantería para poner libros, fotos y demás pues vale, me parece bien, pero macho! No a un palmo de dónde va la almohada tío! Y mira que todo lo demás esta de puta madre del airbnb pero esto es pocas luces, todo se ha de decir.

Al final ha sido alrededor de las 7:30 cuando al final saltaba de la cama. Había pasado poco más de 5 horas y cuatro porrazos desde que me acosté pero ya no podía esperar más.

Y justo como me imaginaba.

El mar a pocos metros de mi ventana, con el sol empezando a despuntar por encima de él. La isla de Gran Canaria de fondo y a la derecha, lo que me faltaba: un faro. Con lo que me gustan a mí los faros, ya lo sabéis. Desde siempre he ido tras de ellos, me parece que tienen un simbolismo tremendo. Y allí estaba. Sin duda un telón de fondo de 10.

Pues squí teneis las vistas desde nuestra habitación...

Y una vez vista la sorpresa que teníamos para cuando saliera el sol, pues ya no íbamos a acostarnos de nuevo: en marcha!!

El Médano y La Tejita

Lo primero es lo primero y lo que tocaba hoy, sin duda, era empezar a saciar las ganas de playa que teníamos aquí sobretodo la jefa, yo en verdad me apunto a todo.

Una de las cosas que teníamos hechas desde casa era una listita con algunas de las mejores playas de la isla que robé del blog de los chicos de La Gaveta Voladora que, al ser de la isla, de trucos saben un rato. En esa lista, al ojearla, me llamó la atención sobre todo una playa que terminaba con una especie de cono volcánico tocando al mar, dándole a la imagen un toque salvaje de los que a mí me gusta. Si bien es cierto que decía que en esa playa acostumbraba a   hacer mucho pero que mucho viento y que por eso era el lugar de la isla predilecto para los kitesurfistas y demás, a ese dato, como no me interesaba mucho, pues hice lo que hago siempre con lo que no es de mi interés: no le hice ni caso y para allí que nos hemos ido con la intención de pasar un día de sol y playa entre volcanes que caen al mar.

Pero que va, y una mierda. Y ya os imagináis porque…

Desde Porís de Abona hasta El Médano hay menos de 15 minutos y no eran ni las 10 de la mañana que ya teníamos el coche aparcado a pocos metros del puerto del pueblo, todo genial vamos. Bueno, todo no. Joder que viento, si será verdad eso que decían que aquí sopla fuerte, eh.

Eso sí, el sitio tal cual lo imaginaba, con la Montaña Roja (nombre que recibe el cono volcánico del que os hablaba) cerrando imponente la imagen, y la playa de arena negriza extendiéndose hasta ella. Hasta ella, y hasta tu cara, porque el viento la levanta y te pega unos latigazos que lo flipas, la verdad.

La montaña roja a final de la playa de El Médano

Es cierto que en la zona más tocando a la población de El Médano, igual queda un poco más resguardada del aire y aún se puede soportar pero nosotros hemos empezado a andar hasta llegar a los pies de la Montaña Roja y eso era un autentico calvario. Para volar en una cometa surcando las olas supongo yo que será genial pero para tumbarse al sol a beberse una cervecita tranquilito va a ser que no, así que a por otra que no ha sido nada. De todas formas, solo para ver este paisaje ya vale la pena venir hasta aquí.

Detrás de la Montaña Roja, queda la conocida como Playa de la Tejita. Queda al otro lado del peñasco con lo que igual allí el viento soplaría con menos ganas y en parte sí que es cierto, sopla con menos ganas, pero sopla igual, no nos vamos a engañar. Aquí yo he aprovechado para subir hasta arriba de la montaña, tanto mirarla al final no me he podido resistir y, después de un buen calentón, he podido disfrutar de las vistas que se tienen desde lo alto desde este antiguo volcán que se levanta más de 100 metros directamente desde el mar. Desde arriba se ve perfectamente toda la costa sur de la isla hasta Los Gigantes por un lado, la playa de El Médano, ya infectada de cometas al viento por el otro y en frente tuyo como no, quien iba a estar: El Teide, claro.

La Playa de la Tejita desde lo alto de la montaña roja

La Playa de la Tejita desde lo alto de la montaña roja

 

La playa de El Médano desde arriba..

La playa de El Médano desde arriba..

 

Y aquí el festival de cometas surcando El Médano..

Era la primera vez en este viaje que lo tenía enfrente mío o, al menos, que me daba cuenta de que lo tenía en frente mío, altivo, descarado, ajeno a todo, teniendo muy claro quién es el que manda aquí. Y yo no soy, os lo aseguro.

El Teide, primeras presentaciones...

El Teide, primeras presentaciones…

Al final con la tontería de subil y bajal me he tirado como una hora desaparecido y al volver a la playa, después de pedir prestada una Bulldozer para desenterrar a la jefa de debajo de varias toneladas de arena que ha ido acumulando durante ese tiempo, hemos decidió que nos iríamos e allí. Que muy bonito si, muy tranquilo y salvaje también, pero me mola hablar y no tener que escupir un puñado de arena de la boca cada vez que lo hago.

Playa de las Vistas

Además, el plan era redondo. Nuestra idea para mañana era, como es el día que más nublado dan, aprovechar para realizar la excursión de las ballenas, de toda la mañana, y esas excursiones salen, como norma general, de Los Cristianos y de Los Gigantes. Chafardeando por otros blogs, encontré en la página de Un Mundo para 3 (otro blog también de autóctonos, apuntarlo) que ellos fueron con el Royal Delfín, un catamarán con los bajos de cristal y del que hablaban muy bien así que sabes qué? Para que buscar más, vamos con ellos y listos.

Y nos venía todo rodado ya que como esta gente está en Puerto Colón, al lado de Los Cristianos, pues ya que nos pegamos el viaje hasta allí pues al menos nos buscamos una playa que está bien y en mi anteriormente nombrada lista salía una justo allí , la Playa de las Vistas. Ponía que estaba justo en la zona más turística de la isla, y eso, la verdad no me cuadraba mucho, pero mira, ya que vamos hasta allí, pues al menos aprovechamos las horas de sol.

Y aquí es donde no sé muy bien qué narices hemos hecho y es que, al final, no nos hemos acercado a Puerto Colón para reservar la excursión de mañana. En un ataque de lucidez nos hemos acordado de unos aparatos que utiliza la gente para comunicarse entre ellos, teléfonos o algo así se llaman, y eso hemos hecho, hemos llamado para reservar y en un momento tu, si es que esto de las tecnologías avanza a pasos agigantados. Total, que ya no teníamos que acercarnos hoy a Los Cristianos, localidad que, según tengo entendido, vendió su alma al turismo de masas hace ya bastantes años y podíamos buscar alguna otra playa que valiera la pena de ver y, sobretodo, más tranquila.

Y sabéis donde hemos acabado?? Premio!!En Los Cristianos! Porque? Pues ni idea, pero de repente estábamos buscando aparcamiento (léase correctamente la palabra: buscando, en ningún momento hablo de encontrar sitio) durante diez minutos, 20, 30, y ole, sin saber porque no pegamos volantazo y nos largábamos de allí, eh. Al final hemos podido dejar el coche en la zona del Hospital (Hospiten para los amigos y los alemanes) y quedaba ahora buscar aparcamiento para nosotros dos y es que, joder!, pero que toda la isla está hoy en esta playa?? No cabía ni un alfiler, habían unos tres niños con palas por metro cuadrado, una línea de barricadas formadas por hamacas entrelazadas unas con otras que hacía que tuvieras que tirarte cuerpo a tierra para poder acercarte a la orilla y a la que veías un hueco, a sacar los codos y todo lo que tengas a mano para que nadie te lo quite. Por lo demás bien. Quiero decir: no hacia viento.

Playa de las Vistas

Playa de las Vistas

Pero ya estábamos allí, no íbamos a, después de todo el sudor y esfuerzo que nos había costado llegar a ese punto, recoger los bártulos y largarnos y además, yo necesitaba aún un par de horas más de sol para terminar de chamuscar mi piel, que aún habían trozos de ella que no tenían quemaduras de tercer grado.

Bueno, igual exagero un poco, eh, ya me conocéis pero no, que va, a mi este tipo de lugares no me gustan, pero ya lo he visto, ya lo conozco, y a por más…

La Orotava

Con todo, hacia las 16 de la tarde dábamos por terminada nuestra jornada de playa y poníamos rumbo al apartamento para pegarnos una ducha y, en mi caso, impregnarme entero de after sun para, como mínimo, calmar mi conciencia. Y es que siempre me pasa lo mismo con la puta crema: me la pongo cuando ya estoy chamuscado, y nunca aprendo…así me va.

Pero con la piel chamuscada la vida sigue y la idea era cambiar de tercio y dejar el árido sur por el verde norte y que hay más verde que La Orotava, verdad?

La Orotava es una de las ciudades más antiguas de Tenerife y está situada en un verde y fértil valle flanqueada por plantaciones de plataneras y bajo la supervisión, como no podía ser de otra manera, del Teide.

Pasear por su casco viejo es como pasear por la isla hace 300 años. Sus calles adoquinadas sin orden alguno aparente, sus caserones con sus balconadas de madera, sus fachadas pintadas de llamativos colores. Como luciendo orgullosa un traje hecho a medida, un traje financiado, también se ha de decir, por el colonialismo de esa época.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Uno de los principales atractivos de La Orotava, a parte del simple hecho de vagar por sus calles, que ya sería suficiente motivo para acudir a la ciudad, son sus jardines: La Hijuela del Botánico y el del Marquesado de la Quinta Roja. Nosotros, como no, nos hemos quedado, por ahora, sin poder entrar a ninguno ya que cierran, todo el año, a las 18:00 y nos hemos tenido que quedar haciendo vinos en la Plaza de la Concepción, así que tenerlo en cuenta a la hora de organizar una visita a la ciudad: siempre llegar después de las 18:00.

Con todo, la tarde ha pasado que ni la hemos visto, además daba la casualidad que hoy, al ser viernes santo supongo, era la procesión de la virgen y estaba todo el pueblo revolucionado. Eso sí, turistas, ni uno. Cosa sorprendente, la verdad, pero no nos hemos cruzado, durante las más de dos horas que hemos estado por la ciudad con ningún guiri como nosotros. Otra de las grandes incongruencias del turismo, supongo.

Y llegó uno de los momentos más esperados del día: la hora de cenar.

Me encanta comer, lo sabéis, y durante todo el día solo había guarreado que si un pincho de tortilla por aquí, que si un bocadillito por allá, pero las cenas no, las cenas las tenemos sagradas y hoy teníamos reservada una mesa en un Guachinche de la zona: Los Gomez.

Tranquilos, yo tampoco tenía ni puta idea de lo que era un Guachinche hasta hace poco más de un mes cuando me lo recomendaron los amigos de Un Mundo para 3. Resulta que son establecimientos que abren por temporada y ofrecen comida casera tradicional y vino de cosecha propia. Lo que a mí me gusta, vamos.

Y como no, no me ha defraudado. Aquí para la jefa igual un poco fuerte, pero yo he salido redondo. Que qué he comido? La verdad? Pues no lo sé. Y me lo ha explicado, eh. Pero es que no lo he entendido, pero al final como todo me sirve, pues como el quico. Un plato eran como una especie de huevos estrellados pero con chorizo y pimentón a discreción y el otro como un estofado de carne de pues no sé, cerdo? con garbanzos y también, pimentón para parar un tren. Como veis, todo muy ligerito y digestivo, y también ideal para la dieta, claro que sí. Pero oye, que me quiten lo bailado. Ya lo cagaré. Y todo regado con un buen vino peleón, claro que sí. De verdad, genial el sitio y muy recomendable, si os acercáis por aquí, ni lo dudéis: Guachinche Los Gomez. Gracias Montse por el chivatazo!

Y ahora ya si, como os podéis imaginar, después de haber mal dormido 5 horas la noche anterior y de haber ingerido unas 3.000 calorías de digestión lenta y pesada, el único sentido que le encontraba a mi vida era el de dormir, profundamente, durante horas, muchas horas, y recuperarme para mañana que esto solo acaba de empezar.

Primer día y primera conclusión: Aquí, a Tenerife, tendré que volver….

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s