El Making Of de un viaje a Tenerife (1ª Parte)

Después de terminar el 2016 y empezar el 2017 con los mocos congelados debajo de la densa niebla de París o de perdernos por las callejuelas medievales de Basilea en el frío mes de febrero había una cosa clara: si quería conservar los huevos en su sitio tenía que buscar un lugar al que ir en Semana Santa donde hiciera calor. Mucho calor, a ser posible.

Y yo encantado, claro está. Que empiece el espectáculo, por favor.

Los que me conocéis sabéis que mi pasatiempo preferido, después de viajar y antes que el vino es precisamente eso, imaginar escapadas, viajes, buscar vuelos, hoteles, rutas, soñar un poco, vamos, y eso es lo que empecé a hacer sin tiempo que perder, quedaban dos meses para las vacaciones y era ahora o los billetes empezarían a subir.

Inicialmente, antes de ver en peligro mi virilidad en función de lo que marcara un termómetro, mi idea era escaparnos a Nueva York una semana pero me vi totalmente incapaz de inventarme algo lo suficientemente creíble para vender la ciudad de la Gran Manzana como un destino de Sol y Playa así que tocaba buscar alternativas. Además, dado que en Agosto ya nos vamos tres semanas a Malasia y la idea es hacer algo también en el puente de Mayo y en el del 5 de Junio, igual elegir como destino una de las ciudades más caras del mundo no era la mejor elección, las cosas como son.

Pero, y entonces donde nos vamos??

Cabo Verde? Caro, muy caro para lo que se nos viene encima. Al Caribe igual alguna que otra oferta se podía encontrar pero oye, para 6 días tu lo ves? Como que no, verdad?

Pues no sé, que haga calor, que no pasemos mil horas de aeropuertos y que no nos gastemos un dineral ni en billetes ni en alojamientos para poder seguir viajando todo el año, donde podemos ir??

Coño pues claro!! Nos vamos a Canarias!!

Y es que aquí he de reconocer que la gran mayoría de veces cometo el error de mirar siempre hacia fuera para buscar algún destino al que ir y, muchas veces, igual no hace falta irse tan lejos para disfrutar de un lugar sorprendente y que encaje perfectamente con lo que buscas. Me pasó lo mismo con Portugal, lo iba dejando lo iba dejando, supongo que por cercanía, y cuando, al final, por descarte casi, lo visité por primera vez, me enamoró al momento.

Y en este caso estaba claro que lo que más nos encajaba por todo lo que buscábamos eran las Canarias, y además, con siete islas para elegir. Perfecto.

Además os contaré que fue en este archipiélago donde viajé por primera vez, tal cual lo escucháis y es que, de muy chico, a mis padres no se que les dio por las islas y recuerdo (o me recuerdan, mejor dicho) que las visitamos en varias ocasiones: Tenerife, Gran Canaria, La Palma y Lanzarote. Posiblemente la primera vez que pillé un avión fue para ir a alguna de ellas así que tenía una cuenta pendiente en volver ya que, la verdad, como mis recuerdos de infancia son más bien escasos, solo tengo imágenes difusas de esos días y eso me jode, para que nos vamos a engañar.

Y con el destino ya en el saco ahora tocaba profundizar más y decidir en cuál de las siete islas íbamos a recaer. En verdad, todas tienen lo suyo que ofrecer así que poco nos importaba, como en muchos de nuestros viajes decidirá el de siempre: Skyscanner.

Y es que si bien la distancia entre las islas es de apenas unos pocos quilómetros, en cuanto a los precios de los billetes, la distancia, proporcionalmente, es abismal.

Por fechas y precios, ya que no hay vuelos directos desde Barcelona, rápidamente se quedaban fuera las tres islas más salvajes y poco visitadas: La Gomera, La Palma y El Hierro.

De las cuatro que quedaban, todas ellas con la posibilidad de vuelos a buen precio había dos que también se caían a las primeras de cambio porque estos no coincidían con nuestras fechas disponibles: Lanzarote y Fuerteventura. Si vais con fechas abiertas, si que podéis encontrar vuelos directos a buen precio pero nosotros, al ser fechas concretas, y además, Semana Santa, al final se nos iba por un pico así que nos quedamos con dos: Tenerife y Gran Canaria.

Muchas compañías vuelan a estas dos islas de forma regular, lo que hace que las posibilidades tanto de horarios como de precios sean muchas así que ahora tocaba decidirse y jugar. Y la decisión fue fácil, sin menospreciar Gran Canaria, que ya caerá, pero la atracción que ejerce el Teide hacía mi persona hizo decantar rápidamente la balanza hacía Tenerife: Habrá Sol y Playa, misión cumplida, pero también muchas otras cosas que hacer y conocer y comer y beber y sentir y vivir y esto y lo otro y aquello y me motiva. Tenerife pues, muchos años después, nos volveremos a ver.

Ahora solo quedaba pillar unos buenos horarios y a buen precio. Dado que, en Cataluña, festivo es el viernes y el lunes, si nos pillamos un par de días extras de nuestras vacaciones en el curro podemos pegarnos casi una semana en la isla, además, si miramos de salir el jueves por la noche, después de trabajar, ganaremos la subida de precios del viernes santo y el hecho de levantarte ya en la isla hace que ganes, como mínimo, medio día así que a mirar combinaciones, cosa para la que, skyscanner, va de lujo. Solo tienes que filtrar los horarios en que quieras que salgan tus vuelos. En este caso, pondríamos el jueves a partir de las 20:30, que nos dé tiempo de pasar por casa a por los bártulos y la vuelta el miércoles, por ejemplo, después de comer y….Bingo!!

Volaremos de ida con Ryanair en un vuelo que saldrá (si todo va bien, claro) el jueves 13 de Abril a las 21:25 para llegar a medianoche a Tenerife Sur. Precio total para los dos y facturando una maleta: 169,97€

Para volver, en cambio, lo haremos con Vueling, saliendo de Tenerife Norte el miércoles a las 15:15 de la tarde y a un precio de 124,98€ también con una maleta facturada.

Ni tan mal al final, ya tenemos destino y lo más importante, los billetes para este, y ya todo en marchar con ese click de comprar. Y ese subidón, me encanta, ni mezclando todas las drogas del mundo se consigue algo igual. Bueno si, pero no dura tanto.

Ahora, a ver donde dormimos

Y el siguiente paso, una vez los billetes ya cerrados es el de buscar un lugar donde quedarse y otra cosa igual no, pero opciones para alojarse, Tenerife, tiene un buen puñado. Que no te lo acabas, vamos. Y es que los años y años de desarrollo turístico en las islas ha hecho de ellas un lugar con opciones para todos los tipos de turistas y viajeros y para todos los bolsillo también, importante.

Uno, lo que debe de hacer, es saber primero de todo que busca: Que si resorts de lujo all inclusive, que si macro-hoteles años 90, que si algún hotelito de pueblo, algo en la ciudad, que si se prefiere un apartamento para ir más a la tuya. Sea lo que sea que uno busca, por lo visto, en Tenerife lo encontrará, solo tiene que buscarlo.

Nosotros, como de costumbre, intentamos huir un poco de los lugares masificados para turistas que, aunque no quiere decir que no nos dejemos caer algún día por allí, no son precisamente lo que buscamos. Con la base en eso, tenemos que los principales enclaves turísticos del sur, sobre todo Los Cristianos, Las Américas, Costa de Adeje y demás, quedan descartados.

Santa Cruz también queda descartada de buenas a primeras. No queremos meternos en una ciudad, de eso nada. Queremos estar bien lejos de ellas así que ni mirarla, vamos.

Así que se trata de ir descartando. Al ir casi una semana, y querer un poco de tranquilidad e independencia, rápidamente nos damos cuenta que nuestra mejor opción será tirar de Airbnb, a pesar de que en Booking hay ofertas de putísima madre, la verdad, echarle un ojo y decidir.

Con las zonas de la isla que nos interesan ya delimitadas, lo mejor es meterte en la aplicación de Airbnb, tirar de mapa e ir buscando uno a uno, con las fechas ya marcadas, y ir guardando en favoritos los que más encajan con lo que buscamos.

Y como no, la lista que se llena y se vacía por momentos. En la segunda pasada por ella, ya caen la mitad y en la tercera, ya solo quedan los finalísimos. En nuestro caso, tenemos que tener en cuenta la hora del check in ya que nuestro vuelo llega a la isla, si todo va bien, más tarde de medianoche y eso, en algunos casos, puede ser un problema, así que antes de reservar toca enviar algunos mensajes a nuestros posibles anfitriones para ver qué solución nos dan y de entre todas ellas, la que más nos encaja es la de un pequeño apartamentito situado en pueblo pesquero del sudeste de la isla: Poris de Abona. Un apartamento reformado, en primera línea de mar, en la costa sur, pero lejos de los principales puntos turísticos, bien comunicado para poder llegar en coche donde queramos pero un reducto de tranquilidad para cuando lleguemos a él. Y los comentarios, lo más importante, todos, absolutamente todos, de 5 estrellas así que no lo pensemos más. Allá que vamos. Las 6 noches nos salen por 278€ y para el tema de la llegada tardía, hay instalada una cajita con un código para pillar las llaves sin tener que estar el anfitrión presente así que todo solucionado! Un, dos, tres, reservar!!

Y ahora ya si, billetes pillados, alojamiento reservado, ahora ya queda empezar a chafardear que hacer en la isla y, entre otras cosas, como llegar al apartamento a las horas que vamos a llegar pero eso ya es otra historia, aún tenemos tiempo, queda disfrutar de esta fase del viaje, que es viajar, pero desde el sofá.

Seguimos!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s