Crónicas del Danubio. Etapa 3: Riedlingen – Ulm

Dolor, mucho dolor. Eso es lo que he sentido al sonar el maldito despertador a las 8 de la mañana mientras los primeros rayos de sol calentaban la tienda.
Después de la paliza de ayer, no había un solo musculo del cuerpo que no me doliera y después de la fría noche, con todo tenso a más no poder, el arrancar se viene sin duda como la tarea más complicada del día.

Aún así no hay tiempo para hacerse el remolón, hoy toca llegar a la primera gran ciudad del recorrido, Ulm, y en esta no hay camping así que quiero llegar con tiempo para lo que pueda pasar.

A pesar de ser, solo, el segundo día, ya tengo la logística por la mano y en menos de 30 minutos mi dolorido culo ya estaba de nuevo saludándose con su gran amigo sillín para pasar otra agradable jornada de intima relación.

23/08/2015 Etapa 3: Riedlingen – Ulm (75,3 km) [199.7 km]

Salir de Riedlingen no tiene secreto, la tónica la misma del final de ayer, campos de patatas y más campos de patatas pero eso sí, llano llano. Constantemente vas cruzando pequeños pueblecitos con su encanto: Daugendorf, Bechingen, Zell. Mi estrategia es la siguiente: la idea es salir pitando del campamento y parar pasados los primeros 10 km de la etapa, como hice ayer, a desayunar en algún sitio bonito que me encuentre. Luego hacer ya el tirón hasta parar a comer (lo suyo es comer ya más allá del km 50) y después de comer ya, con las fuerzas algo repuestas, tirar hasta tu destino. Ayer lo hice así y más o menos me funcionó así que hoy lo repetiré.

Un día nuevo a orillas del Danubio

Un día nuevo a orillas del Danubio

Así pues, la parada para desayunar ha sido esta vez a las afueras de Zell, en uno de los tantos y tantos banquitos que te vas encontrando en las orillas del Danubio. Estos primeros diez quilómetros, al ser completamente llanos, los he hecho como un rayo con lo que estaba sentado en el banquito se puede decir que aún casi sobado, mirando una linda familia de patitos nadar, todo muy feliz y muy idílico cuando de repente veo una gran sombra que se acerca y: Zasca!! Un peazo de águila, pero grande, grande, que también había decidido el mismo lugar que yo para desayunar aunque él, en lugar de pan negro y queso se ha zampado a uno de los bebes patitos. El revuelo en la familia te lo puedes imaginar, todos chillando, llorando, un dramón, vamos. Y a mí la verdad es que me ha sabido fatal eh, y cuando he reaccionado el amigo ya estaba a tomar viento de nosotros con el patito colgando de las patas. Pero así es la naturaleza, no?

Cruzando el Danubio antes de Zell

Cruzando el Danubio antes de Zell

A mí me tocaba seguir camino y nada más salir de Zell, con el Apple strudel aún en el cuello me cago en dios! Pero qué narices es esto!! Delante de mí un cuestón pero vamos, indignante. No puede ser, me he de haber equivocado. Incluso he parado para mirar la guía pero que va, era por allí. Primera sorpresa del día. Aún así, al parar me ha servido para ver que justo a mano izquierda de la madre cuesta hay un Bier Garten un tanto peculiar y que si llego a saber que está allí me hubiera parado, os lo aseguro. Se trata de una piscifactoría de truchas donde, por 8,50€ te pescan una delante de ti y te la hacen a la brasa acompañada de ensalada y patatas fritas..y de cerveza, claro. Porque no lo sabía porque sino al pan negro le hubieran dado puerta.

Y dale con las subiditas...

Y dale con las subiditas…

Pero va, que toca subir. Plato pequeño, piñón grande y para arriba.

Imaginaros si es indigna la subida que los del pueblo donde va a parar, Datthausen, tienen como una especie de recepción para la gente que, ahogada, llega allí, como para pedir disculpas. Una fuentecita, unos banquitos con almohadas, mapas, incluso matamoscas para que les des guerra a las avispas, omnipresentes por aquí. Me ha hecho mucha gracia, vamos a perdonarlos, va.

Esto es lo que sería como una área de servicio para ciclistas

Esto es lo que sería como una área de servicio para ciclistas

Pero es que no te lo pierdas, a la salida del pueblo…otra vez! Calentón que te llevas y además, el Danubio a tomar viento! Yo ya pensaba en otra etapa como la de ayer pero que va, pura falsa alarma. Desde allí ya la cosa vuelve a su cauce, y nunca mejor dicho y vas avanzando a buena velocidad, ayudado por alguna bajada importante (todo lo que sube baja, claro) en la que he tenido mi primer susto al fliparme más de la cuenta y no pensar que voy cargado como una mula y claro, la fuerza centrifuga es lo que tiene, que a la que la curva se cierra más de la cuenta va a girar tu tia.
Pero nada grave y de esta manera los pueblos han ido pasando, ahora entre densos y preciosos bosques: Rechtenstein, Obermarchtal, Untermarchtal, Munderkingen…

Cuando dejamos atrás los campos de cultivo los bosques hacen acto de presencia..

Cuando dejamos atrás los campos de cultivo los bosques hacen acto de presencia..

Pues yo

Pues yo

También cruzamos algunos pueblos...

También cruzamos algunos pueblos…

Y algunos interesantes de visitar...

Y algunos interesantes de visitar…

Así hasta el pueblo en donde tenía pensado parar a comer, Ehingen. El problema era que, con la flipada, y con el control de los tiempos de la etapa de ayer, resulta que no eran ni las 12 de la mañana y ya me había cascado más de media etapa y obviamente no iba a parar a comer a las 12, claro, así que una vueltecita con la calma por el bonito pueblo de Ehingen y vuelta a la bici que no ha sido nada.

Ehingen

Ehingen

Detalles de la fuente de la Rathausplatz de Ehingen

Detalles de la fuente de la Rathausplatz de Ehingen

Aquí en Ehingen sale una variante del recorrido que pinta muy pero que muy bien y de la que me he quedado al final con las ganas. Es la conocida como Blautal, y se extiende durante poco más de 40 km hasta finalizar también en Ulm. Sigue el curso de un rio el cual tiene un color característico en algunos tramos, como un azul fluorescente, y atraviesa una zona mucho más rural. No la he hecho por qué no sabía cómo estaría el alojamiento en Ulm y al ser más larga al final la he descartado pero la verdad es que ahora me arrepiento. Pero bueno otra vez será. Para cogerla, en la plaza del ayuntamiento de Ehingen, justo en frente de la fuente se dividen las dos rutas y como no, esta también perfectamente señalizada.

Un pequeño parón a la sombra de un árbol de vez en cuando no viene mal...

Un pequeño parón a la sombra de un árbol de vez en cuando no viene mal…

Desde Ehingen quedan unos 30 km para finalizar la etapa y la verdad es que pasan volando. Aquí ya sí que coges al inmenso Danubio, porque aquí el tamaño que tiene ya quita el hipo, y no lo dejas hasta llegar a la ciudad. Hay tramos en los que incluso pasas por una lengua de tierra con el río a banda y banda.

Más Danubio

Más Danubio

Llegando a la ciudad

Llegando a la ciudad

A medida que te acercas a Ulm, el trafico de ciclistas va aumentando considerablemente y los últimos 5 km , en los que vas justo por el lado del río (el lado que quieras ya que hay carril bici a banda y banda) te vas encontrando gente en todo tipo de vehículos. Bicis normales, de carretera, de esas que se pedalea con las manos, unas que no había visto en mi vida que son como las maquinas elípticas de los gimnasios. La cuestión es moverse y el entorno llama a ello. Es fenomenal ir al lado de tal monstruo como si nada, en la misma dirección, como si fueras parte de él.

Y todo muy bonito hasta que llegas a Ulm. Y porque me preguntareis… Pues os cuento…

Resulta que en Ulm no hay ningún camping, ni en la ciudad, ni cerca, con lo que la idea era ir al Youth Hostel de la ciudad a pasar la noche, y además me venía bien porque para esta noche daban lluvias. Pues bien, el Youth Hostel queda a las afueras de la ciudad, y unos 3 km antes de entrar en esta, por la misma ruta del Danubio ya te marca el desvío. Pues bien, para llegar al Hostel hay una rampon de dios, pero de dios significa que es imposible de ir montado en la bici por ella pero es que llegas al Hostel y, aparte de que no puedes hacer el check in hasta las 17:00 de la tarde, te cobran nada más y nada menos que 29 euros por un dormitorio colectivo. No se vosotros pero a mí me suena a robo así que rápidamente a buscar alternativas. Y si al menos estuviera cerca del centro pues dices mira pero es que esta a tomar viento, que va, que va, que no.

En la guía sale una Guest House de la que hablan bien, Brickstone Hostel, y a la que, después de mil combinaciones distintas intentando encontrar los prefijos de la ciudad consigo llamar. Genial, 33€ una habitación individual!! A lo señorito! Y por solo 4€ más de lo que me clavaban aquí. Ni pensármelo, pero es que además, pese a estar en Neu Ulm, está nada más cruzar el puente, es decir, a 5 minutos andando del centro. La única pega es que mi habitación no estaba libre hasta las 17 pero bueno, eran las 15:00, hacia un sol de justicia así que nada hacía presagiar que acabaría mojándome como al final sucedió así que me fui a recorrer un poco la ciudad.

EL brickstone hostel: 100% recomendado

EL brickstone hostel: 100% recomendado

Ulm es una ciudad ya grandecita, de más de 100.000 habitantes, donde el Danubio ya es un señor rio y que destaca sobre todo por tener la torre de catedral más alta del mundo, la Münster, con, nada más y nada menos que 161 metros de altura respecto al suelo.

A orillas del Danubio, por donde entré yo a la ciudad, encontramos una extensa muralla de ladrillo rojo, que eran las defensas de la ciudad, la Stadtmauer y que van abriendo puertas para entrar a su centro a cada una más pintoresca. Torres destartaladas con las tejas de colores, las típicas casas afiladas, los balcones llenos de flores. Y todo esto en una tarde bien agradable, con las orillas del rio repletas de gente tomando el sol o jugando al futbol.

El paseo a las orillas de río una vez ya en Ulm es bastante idílico...aunque diez minutos después cayera el diluvio universal

El paseo a las orillas de río una vez ya en Ulm es bastante idílico…aunque diez minutos después cayera el diluvio universal

Una de las entradas de la ciudad

Una de las entradas de la ciudad

Pues os juro que no sé de donde ni cuando salieron las nubes pero solo sé que fue dar una vuelta a la catedral para hacerle dos fotos, sentarme en una terraza de la Markplatz para tomar una cervecita mientras observaba la Rathaus que de repente, sin avisar, empezó a caer un tormentón que me pillo completamente desprevenido. A mí y a todo el mundo eh, porque la gente empezó a salir cagando leches de allí y eso que aquí deben estar acostumbrados.
Total que, aunque aún faltaba una hora para tener mi habitación libre me puse el chubasquero y hacia allí que me fui.
Tuve que esperar un poco pero al final lo conseguí, una habitación más que decente para mi solito, duchas limpias, baños limpios y hasta un garaje para las bicis. Que más se puede pedir? Bueno si, wifi, pues también.

Cualquier sitio es bueno para refugiarse si cae la de dios...

Cualquier sitio es bueno para refugiarse si cae la de dios…

Ni os lo penséis, pasar del Youth Hostel y veniros para aquí. Ni punto de comparación, y si además no vais solos aún os saldrá mejor de precio que a mí, por marginado.

Y poco más podía hacer, una ducha de escándalo, que después del chaparrón me supo a gloria y a quedarme con las ganas de ver Ulm, que la verdad pintaba muy bien.

Y es que, en contra de lo que mucha gente se piensa Ulm no es solo su catedral que va, entre otras cosas es la ciudad donde nació Einstein, tiene la casa más torcida del mundo y una de las más estrechas y el antigua barrio de los pescadores y los curtidores se ha convertido en uno de las zonas de la ciudad más animadas y más pintorescas, y yo aquí en la habitación metido sin poder salir, manda huevos.

Pero que hi farem, es lo que tiene, no? Bueno quien sabe, quizás no…mañana será otro día hoy, de momento, a dormir en blando de nuevo que mi cuerpo lo agradecerá.

24/08/2015 Ulm

Esta mañana ya me he despertado dándole vueltas a una idea y es que, entre que ayer me quedé con las ganas de visitar mejor la ciudad y hoy daban un tiempo de perros durante todo el día y parte de la noche pues me estaba planteando alargarme un día más aquí, así acabar de conocer la ciudad y ya mañana seguir con el plan previsto que ya daban bueno.

De todas formas era solo una idea a la que quería darle algunas vueltas. Como en principio la etapa de hoy tenía que ser corta (57km), quería aprovechar al máximo mi habitación, que no tenía que dejar hasta las 11 y aprovechando que de momento no llovía me he ido a pasear por el Fischviertel, osease, el barrio de pescadores que ayer os comenté. Se entra a él desde las murallas del Danubio y nada más entrar ya te enamora. Es encantador, como si estuvieras en otra época. Las casas están bellamente restauradas y cada detalle esta cuidado a la perfección. Sus canales, sus molinos de agua, sus cervecerías, todo encaja. Incluso, sin querer, me he topado con la casa más torcida del mundo y joder si esta torcida, parece que se tenga que caer al canal!! Para ver lo torcida que está hay una canaleta de aluminio a la altura de las ventanas que está completamente horizontal y sirve de guía para que se pueda ver cómo se va torciendo cada vez más y más. También en su extremo superior hay un plomo que cae y que, sin exagerar, al final de todo está más de dos metros separados de la pared. Yo no sé cómo no se hunde la verdad.

Al inicio del barrio de los pescadores encontramos estas no se, canoas? que mucha confianza no es que den, la verdad...

Al inicio del barrio de los pescadores encontramos estas no se, canoas? que mucha confianza no es que den, la verdad…

Entrando a Ulm

Entrando a Ulm

Barrio de los pescadores

Barrio de los pescadores

Barrio de los pescadores

Barrio de los pescadores

Y aquí está, sin caerse sorprendentemente, la casa más torcida del mundo...

Y aquí está, sin caerse sorprendentemente, la casa más torcida del mundo…

Vistas del Danubio a su paso por Ulm

Vistas del Danubio a su paso por Ulm

Pero bueno, total, que me ha gustado tanto que al final, sin pensarlo más, me quedo hoy aquí ya está.

Así también me va bien para adelantar faena del blog que lo tengo atrasado.

Y obviamente, si me quedo un día más, no puede faltar subir a la catedral, así que cámara de fotos en manos y hacia allí que voy.

Antes, por eso, me detengo en los lugares que ayer tuve que pasar corriendo con la tromba de agua, el Rathaus, con su reloj astronómico, la Fischkastenbrunnen, una fuente que hay en frente del ayuntamiento donde mantenían a los peces con vida los días de mercado. Es una ciudad que aúna modernidad y tradición pero todo en su lugar, sin mezclarse. Me gusta.

En esta fuente, en la plaza del mercado, enfrente del ayuntamiento, es donde se mantenían a les peces con vida los días de mercado

En esta fuente, en la plaza del mercado, enfrente del ayuntamiento, es donde se mantenían a les peces con vida los días de mercado

La fachada del ayuntamiento

La fachada del ayuntamiento

El famoso reloj astronómico de la fachada del ayuntamiento de Ulm

El famoso reloj astronómico de la fachada del ayuntamiento de Ulm

Y llego a sus pies.

Y Joder si es alta, la madre que la parió.

Ni más ni menos que 768 escalones para llegar a lo alto, y telita con los escalones. Vale que yo no soy un atleta pero tampoco estoy para el arrastre y además soy muy cabezón, pues bien, 15 minutos y 37 segundos que he tardado en subir hasta arriba sin parar ni un momento, eh! Haceros una idea. Si mis rodillas se pensaban que iban a descansar lo llevan claro.

Empezamos a subir va..

Empezamos a subir va..

Eso sí, las vistas valen la pena, ahora, si tienes vértigo abstente. Subiendo me he cruzado con un par de chicas en una autentico ataque de pánico.

Vistas del Danubio desde lo alto de la torre de la Catedral

Vistas del Danubio desde lo alto de la torre de la Catedral

Vistas del Danubio desde lo alto de la torre de la Catedral

Vistas del Danubio desde lo alto de la torre de la Catedral

Esta alto, eh?

Esta alto, eh?

Ulm desde el aire

Ulm desde el aire

Dicen que en días despejados divisas toda la Selva Negra y los alpes al fondo, hoy ya sabía que no vería ni una cosa ni otra pero aún así la panorámica es excepcional, lástima que al poco de salir a la cubierta se cumplieran todos los pronósticos y empezara a llover así que unas fotos de rigor, algo de aire y venga hacia abajo.

Por lo demás, el resto del día me lo he pasado jugando al gato y al ratón con el tiempo. Estaba en la habitación, paraba de llover, salía a la calle, llovía y así continuamente hasta que ya me he cansado de hacer el primo, me he quitado la ropa y he pasado el resto de la tarde tirado en la cama que, por otra banda, a no ser que pase algo raro va a ser ya la ultima que pille hasta llegar a mi casa, y para eso aún faltan bastantes días…

En definitiva, día raro pero productivo y un buen recurso si queréis parar a descansar un día o si no vais con los días tan justos como yo, vale la pena la ciudad, sin duda.

Y mañana ya si….a Rodar!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s