El Making Of de un viaje en bici por el Danubio (1ª Parte)

Una de las primeras cosas que hago cuando recupero la conciencia y las habilidades motrices después de la fiesta de fin de año es hacerme una lista con los viajes que quiero hacer para el año entrante. Pues bien, nunca, en ningún caso, jamás, he visitado ninguno de los destinos que he escrito en esa lista durante ese año. Que no me quejo eh, que lo importante es viajar y será por sitios pero manda huevos, haz planes para esto.

Y es que el otro día hablaba con un amigo del futuro y demás. De planear historias a largo plazo, de pensar más allá del hoy y como mucho el mes que viene. Pues bien, me rindo a la evidencia, yo soy incapaz. Y ojo, no porque no quiera eh, que se tendría que ver si quiero, sino porque tengo la facultad de que todo lo que planeo con más de 3 meses de antelación jamás se cumple. Ya sea por una cosa o por otra pero siempre acabo cambiando los planes y esta vez, con mis vacaciones, como no, pasó lo mismo.

La idea era pillar 15 días en setiembre y 15 días en Octubre y marcarnos un viajecito guapo. Nueva York, Uzbekistán, Filipinas, Sri Lanka eran muchos los destinos en mente pero, una vez más, hubo que cambiar de planes. El motivo? Pues que a mediados de Julio me di cuenta que me tenía que pillar las vacaciones en Agosto si o si así que tooodo lo planeado a tomar viento y yo, a correr.

Buscar el destino

Lo bueno de ser un autentico enfermo en esto de los viajes es que siempre tienes un as bajo la manga así que después de darle algunas vueltas recuperé un viejo proyecto que tenía de hace años aparcado y, como me iba a ir solo, era el momento para realizarlo: El Rio Danubio en bicicleta.

Que haga más de un año que no pillo la bici es secundario, eso no me preocupa, también hacía siglos que no la cogía cuando tenía 18 años y me di la vuelta a Cuba en ella así que sobre la marcha ya pillaré el ritmo, ahora, lo primero que tenía que decidir era otra cosa más importante como es de donde voy a empezar y donde voy a acabar. Esa es la primera pregunta que te has de hacer si quieres hacer un viajecito como este.

El río Danubio es el segundo río más grande de Europa con 2.888 km y cruza, desde su nacimiento en la Selva Negra alemana ni más ni menos que 10 países distintos hasta desembocar en el Mar Negro, en Rumania.

Obviamente no lo iba a hacer todo del tirón porque entonces necesitaría de unos días que no tengo así que tenía que escoger. El tramo más popular, sin duda alguna, es el que va desde Passau, en la frontera entre Alemania y Austria, hasta Viena, o si mucho me estiras hasta Budapest. En este tramo es donde hay una infraestructura más desarrollada y el que recibe mayor numero de ciclistas, sobre todo en los meses de verano pero en cambio, yo soy de los que piensa que las cosas se empiezan por donde empiezan así que, como mi idea es acabar haciéndolo todo con el paso del tiempo, voy a ir por orden y empezaré por su nacimiento, por las fuentes del Danubio, en Donaueschingen, en plena Selva Negra hasta la ciudad de Passau, a las puertas de Austria, es decir, todo el tramo alemán del río, unos 600 km aproximadamente.

Billetes

Una vez ya decidido el destino toca empezar a buscar billete, y con el poco tiempo de margen que tengo y las fechas en las que viajo se que va a doler, lo que se ha de intentar es que duela lo menos posible.

Para hacer el tramo alemán del río son 2 las ciudades donde puedes volar que te quedan relativamente cerca. Stuttgart i Múnich. Desde cualquiera de las dos después lo que tienes que hacer es coger un tren hasta Donaueschingen de duración más o menos similar así que principalmente los motivos para decantarte por una o por otra son dos: el precio de los vuelos y el qué ciudad te tira más para aprovechar el viaje y visitarla.

En cuanto al precio, igual yendo a Stuttgart me podía ahorrar unos 20 o 30 euros en el billete ya que hasta esa ciudad del sur de Alemania vuela Germanwings, cosa que no pasa en Múnich pero en cuanto a lo que visitar, al menos a mí, me tiraba mucho más esta ultima. Y que quede claro que el que sea seguramente la capital mundial de la cerveza no tiene nada que ver, lo prometo. Sea por lo que sea, sin pensármelo mucho empecé a buscar vuelos baratos a la capital de Baviera y, repito, de la cerveza.

Hay una tercera posibilidad también valida: Zúrich. En algún foro he visto que hay gente también utiliza la ciudad suiza de punto de entrada. No sé, yo es que en mi caso tenía claro que quería ir a Múnich y entonces la verdad es que no valoré mucho las otras opciones. Mirarlo a ver.

Siendo Agosto y con menos de un mes de antelación milagros no se pueden pedir, aún así, skyscanner no defraudó. Igual tenía alguna opción más económica haciendo escala en Zurich con Swiss Air pero al final me decanté por un Vueling que me cuadraba los horarios a la perfección. Saliendo a primera hora para aprovechar el primer día y volviendo tarde para no tener que estresarme con las prisas. Y como se llama eso? Pues se llama ni más ni menos que 155€, a los que se les ha de añadir otros 30€ por facturar maleta. Total: 184,98€ para ser más exactos.

Ahora ya sí que si, tenía los billetes reservados y, salvo catástrofe, mis vacaciones empezarían el 19 de Agosto con un vuelo Barcelona-Múnich. No sé a vosotros pero a mí, la sensación esa de cuando le das a comprar…ufff…me pone, la verdad.

Barcelona-Múnich

Barcelona-Múnich

Bicicleta de alquiler o me llevo la mía

De hecho, esta pregunta te la tienes que hacer incluso antes de pillarte el billete porque dependiendo de la decisión que tomes será una cosa o otra.

Solo he hecho un viaje así larguito en bicicleta y fue hace muchos años, concretamente recién cumplido los 18 cuando crucé el charco para dar la vuelta a Cuba en bici y luego seguir bajando desde México hasta donde llegara. En ese viaje me llevé la mía pero la historia era distinta. Entonces me iba sin billete de vuelta con la intención de llegar hasta la Patagonia con la bici y ahora me voy apenas dos semanas si llega y para seguir el curso de un río con lo que no hace falta ser un geógrafo titulado para saber que, en la mayoría de los tramos, la cosa tirará hacia abajo o, como mucho, llaneará.

Obviamente todo tiene sus ventajas y sus inconvenientes y lo que se ha de hacer es que cada uno valore. A mí, sinceramente, el hecho de tener que empaquetar la bicicleta, meterla en la caja, desmontar todo para luego, una vez llegas a Múnich, volverlo a montar, la verdad es que me daba una pereza tremenda. Pero sobretodo, lo que más pereza me daba es a la vuelta, venga a recorrer todas las tiendas de bicicletas de la ciudad para que te den una cajita donde meter la bici y vuelta a empezar, desmóntala, ponla en la cajita, cárgala hasta el aeropuerto, ufff, solo de pensarlo ya me aburre. Y si además fuera barato pero el billete de avión sube casi 100€ más por llevar la bicicleta así que rápidamente, en mi caso, lo descarté.

Pero no olvidemos que tiene cosas buenas eh, como por ejemplo que es una bici a la que ya estás acostumbrado y sabes cómo manejarla y demás aunque en mi caso, con el tiempo que hace que no la pillo, creo que nos tendrían que presentar de nuevo como completos desconocidos así que nada, la bici se queda en casa y a buscar una que hable alemán.

Con la decisión ya tomada de que la bici la pillaba en Alemania lo que tocaba era pues eso, buscar una bici que me llevara unos 10 días y que no muriera en el intento.

Opciones hay varias pero yo creo que la más lógica y sensata es el alquiler.

Primero intenté ponerme en contacto con una tienda de bicicletas que hay en Donaueschingen, donde empiezo la ruta. El precio eran unos 13€ diarios y lo bueno que tenia es que después, una vez llegas a Passau, puedes enviar la bici de vuelta sin tener que ir tu con ella por unos 45€ más. Esto la verdad es que pinta genial porque así te ahorras el meter la bici en el tren y demás pero lo que pasó es que no hubo manera de ponerme en contacto con ellos y paso de ir sin nada y que luego me tenga que hacer el Danubio en patinete así que si falla el Plan A, pues a por el Plan B.

El Plan B era alquilar también pero en lugar de hacerlo en Donaueschingen hacerlo en Múnich. Lo malo de esta opción es el cargar con la bici para arriba y para abajo pero lo bueno es que puedes usarla para visitar la ciudad, y esto también me tira, la verdad.

Para hacerlo me puse en contacto con Radius Tour and Bike. Son una empresa que se dedican a hacer tours en bicicleta por la ciudad y que también tienen un buen surtido de bicicletas para alquilar.

Lo bueno de ellos es que están en la estación central de Múnich, justo donde sale el tren hasta Donaueschingen y que, estos si, en menos de media hora ya estaban contestando mis correos.

Tienen dos tipos de bicicleta para alquilar, las de paseo, más para hacer el guiri por la ciudad y las de montaña, estas ya equipadas para poner alforjas y demás bartulos.

El precio total de la bicicleta de montaña para 10 días son 149€, a los que se les ha de añadir 36€ para el alquiler de las alforjas y 25€ para la bolsa delantera. Total: 210€. También te incluyen un pequeño kit de herramientas y luces y cosas de esas que nunca están de más.

Bicicleta de alquiler

Esta será mi bici durante la ruta…

La verdad es que muy atentos y puestos en el tema, me imagino que deben ser muchas las personas que les alquilan bicis para hacer la misma ruta y además no tienes que pagar absolutamente nada para hacer la reserva, solo tu nombre y apellidos y día y hora en que irás a por la bici y ya está, ya tengo bici para hacer el cabra por el sur de Alemania, mira que fácil.

Y ahora ya, con el billete ya en mis manos y mi medio de transporte apalabrado, que eran las cosas que más me preocupaban, como que las cosas ya se ven de otra manera, ahora el tiempo ya no pica tanto y puedo tomarme las cosas con más tranquilidad porque se, de seguro, que esto ya ha empezado a rodar.

Aún queda mirar el tema del alojamiento, la ruta a seguir, etc, etc, pero esto, insisto, ya llegará…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s