Escapada a Roma: El Centro Storico y lo insignificante que uno se puede llegar a sentir…

25/1/2015

Que a las 4 de la madrugada de un domingo no estuviera pidiendo la penúltima en cualquier antro de mala muerte y si en cambio escuchando el insoportable ruido del despertador solo podía significar una cosa. Si a eso le sumas la pequeña trolley roja y ya bastante perjudicada que hay tirada en el suelo de la habitación y una bolsa negra de deporte a medio hacer al lado entonces ya 2 + 2 = 4 pero es que la prueba irrefutable, la que ya no deja ningún lugar a la especulación ha sido el doble mortal con tirabuzón picado que he pegado de la cama y mi cara llena de felicidad al hacerlo a pesar de haber dormido 4 horas contadas cuando en mi otra vida lloro sangre cada día para ir a trabajar después de haber dormido más de 8. Ahora sí que sí. Aquí hay viaje, y esto me encanta.

Solo media hora después de mi acrobacia aparecía Cristian, el otro integrante del trió (el otro es Fátima, mi pareja), para recogernos y llevarnos a la T2 del aeropuerto de El Prat donde, a las 6:10 de la mañana, partía nuestro vuelo FR6341 de Ryanair con destino a Roma y con él, nuestro primer viaje en este 2015.

Pero claro, siempre tiene que fallar algo y menudo algo se me presentaba esta vez. Y es que nada más llegar al aeropuerto y ver nuestro vuelo en primera posición en el marcador de salidas pues va y se me ocurre hacer una foto para empezar a calentar el dedo ante tales expectativas pero cuál ha sido mi sorpresa al ver que, al cerrar mi Olympus SP-100EE, el zoom se quedaba como a medio camino y no se podía ni abrir ni cerrar. Dios mío no podía estar pasando esto, que me voy a Roma!! Qué coño pinto en Roma sin cámara joder!! El Vaticano, el Coliseo, el Panteón…y una cámara de más de 500€ que aún ni he pagado en su funda y sin funcionar!! Y con solo unos meses de vida!! Pánico, desesperación, mala ostia…han sido muchos los estados por los que he pasado en la media hora larga que estuvimos esperando para embarcar hasta que he decidido no rayarme más, me voy de viaje y eso es lo importante y los que tendríais que estar preocupados en todo caso sois vosotros que no podréis ver lo que narre. Mis ojitos allí estarán.

La foto de la discordia...

La foto de la discordia…

Uno de los interrogantes que teníamos abiertos en este inicio de escapada era el cómo llegaríamos al apartamento desde el aeropuerto. Las opciones son muchas y de todos los colores como ya dije en el post anterior pero después de mirar y de darle unas cuantas vueltas hemos hecho todo lo contrario a lo que decía la gente y la verdad es que nos ha ido genial. Sí que es cierto que lo más barato son los autobuses Terravision i SIT que por unos 5€ te llevan a la estación de Termini pero eso, a nosotros, la verdad es que nos queda lejos. Así que mirando otras opciones al final nos hemos decidido por los trenes regionales de toda la vida. Y un cuarto de hora después de aterrizar estábamos ya sentados en el vagón del FM1 que nos llevaría, en menos de 40 minutos hasta la estación de Ostiense. Mejor imposible. Un poco más caro, 8 euros, pero muy cómodo, sin gente, sin colas y sin pérdida posible, tan solo se tiene que seguir los carteles de Train Station y una vez allí escoger tu destino.

En el andén

En el andén

Así que con estas nos hemos presentado, menos de una hora después de que hubiera aterrizado nuestro avión en el centro de Roma, y para hacernos una idea de lo que nos esperaba pues nada más salir de la estación de Ostiense, zasca, la Piramide de Cayo Cestio en nuestros morros. Y yo sin cámara joderrrrr, bueno va Pol tranquilo que estás de viaje, eso es lo importante, es verdad es verdad va, a disfrutar. Pues eso, lo que decíamos, que delante nuestro se alzaba, imponente, esta Pirámide de mármol gris hecha construir como sepulcro para el magistrado Cayo Cestio hace nada, unos 2.000 añitos y nosotros a los segundos de pisar el suelo romano por primera vez ya con la boca abierta. Eso sí, más integrada en el paisaje imposible, eh, ya que a sus pies estaba montado un mercadillo donde podías comprarte desde un pijama por dos euros a 5 bragas por uno e incluso con su sección de artículos robados, donde los taladros se mezclaban con los bolsos y todo dispuesto para poder salir corriendo a las primeras de cambio. Me pregunto yo si ser el telón de fondo de un mercado callejero de los bajos fondos romanos era lo que tenían en mente los que la construyeron pero que queda original no queda duda.

Nuestra primera experiencia imperial no ha hecho más que incrementar las ganas que teníamos de dejar los bártulos en el apartamento y ponernos al lío así que Via Marmorata hacia arriba y antes de las 10 ya estábamos esperando a Alina para que nos diera las llaves de nuestro apartamento. Era nuestra primera experiencia con Airbnb así que andábamos algo a la expectativa, nos salía la noche por unos 20€ por persona y, llamarnos desconfiados, lo veíamos muy barato y temíamos que hubiera gato encerrado pero la verdad es que nuestras expectativas se han visto superadas con creces. Fiel a las fotos que la propietaria nos envió, todo muy limpio y con todo lo que nos pudiera hacer falta a nuestra disposición: Wifi, TV por satélite, calefacción, caja fuerte. Un chollo vamos!! Aquí os dejo el enlace por si queréis ir sobre seguro, vale la pena.

Esta será nuestra casita durante los tres días siguientes

Esta será nuestra casita durante los tres días siguientes

Aún así como que poca intención teníamos de quedarnos en casa, para dormir y poco más así que las maletas en una esquina, una meadita rápida y andando que es gerundio: Roma nos espera!!

Y nada más salir a la calle es cuando se ha obrado el milagro. Me resignaba a dar por perdida la cámara. Coño es nueva, como no va a funcionar? Así que una y otra vez intentaba encenderla hasta que, un poco con las prisas, un poco con el mosqueo pues como que se ha llevado un pequeño viaje y de repente: Milagro!!. Funciona!!! No me lo puedo creer!! Tenemos cámara y justo en el momento preciso! Ahora ya sí que todo, solo, puede salir bien!!

Centro Storico

Hoy era el turno para el Centro Storico. El Panteón, la Fontana di Trevi, la Piazza Navona y una interminable lista de monumentos nos estaban esperando en ese cacho de ciudad al que no sería descabellado darle la etiqueta de museo al aire libre, y menudo museo. En sus calles se mezclan 2.000 años de historia que por si fuera se han convertido en la cuna de nuestra civilización por lo que no veíamos el momento de empezar a recorrerlo.

Río Tiber

Río Tiber

Que empieze el espectaculo: Templo de Portunus y Templo de Ercole Vincitore

Que empieze el espectaculo: Templo de Portunus y Templo de Ercole Vincitore

Rápidamente hemos enfilado el río Tíber a un ritmo vertiginosos en busca de nuestro primer objetivo del día, el detector de mentiras más famoso del mundo: la Bocca della Verità. Situada en la entrada de la Iglesia de Santa Maria in Cosmedin, esta mascara de mármol de más de 12 toneladas tiene una historia bastante curiosa pues se dice que si una persona que haya dicho alguna vez una mentira pone la mano en su boca, automáticamente esta se cerrará cortándole la mano de cuajo. No hace falta decir que, a partir de esta visita, un servidor escribe sus crónicas utilizando el reconocimiento de voz que tiene el ordenador ya que escribir con una sola mano resulta bastante tedioso. Pero en el fondo todas las leyendas tienen sus desleyendas y esta no iba a ser menos: recientes estudios aseguran que una de las piedras más fotografiadas de Roma no era más que una simple tapa de alcantarilla. A veces pienso que esta gente solo son unos amargados que lo único que quieren es cortarle el rollo a la gente, con lo bonito que quedaba la leyenda original, verdad??

El instante antes de quedarme sin mano...

El instante antes de quedarme sin mano…

Inscripción en la entrada de Santa Maria in Cosmedín

Inscripción en la entrada de Santa Maria in Cosmedín

Unas fotos de rigor y hemos dejado atrás la Bocca della Verità con tres manos más en su haber para dirigirnos hacia uno de los lugares que más marcaron el rumbo de la historia del imperio romano, la Plaza del Largo di Torre Argentina, donde, según se ha podido saber recientemente, es el lugar exacto donde fue asesinado Julio Cesar en donde antiguamente se levantaba la Curia del Teatro de Pompeyo. En la actualidad solo quedan los restos de algunos templos de esa época por los que campan a sus anchas un sinfín de gatos callejeros alimentados por una mujer en lo que se considera su santuario y, casualmente, cerca del lugar donde se ubicaba el teatro de Pompeyo hoy se levanta el Teatro Argentina, el más importante de la ciudad y miles de personas recorren a diario este punto donde hace más de 2.000 años fue asesinado Julio Cesar. Ya lo decía Ramón Pérez de Ayala en sus Viajes, crónicas e impresiones escritas en 1916: “La belleza perdurable, que se obtiene con la aleación de lo clásico y moderno, es la belleza de Italia”. Y Italia es Roma y Roma es Italia.

De repente, al doblar cualquier esquina te puedes encontrar con esto...

De repente, al doblar cualquier esquina te puedes encontrar con esto…

Fontana della Tartarughe

Fontana della Tartarughe

No tengo ni idea del número total de Iglesias que debe haber en Roma pero que se cuentan por miles, seguro. No obstante estamos hablando del epicentro del mundo católico claro está, pero es que os aseguro que son muchísimas eh, en cada esquina te encuentras una y pequeñas precisamente no es que sean vamos. La primera que visitamos nosotros fue la Iglesia del Gesù, considerada la primera Iglesia jesuita construida y que ya nos dio una idea de lo que estas serian. Los que me conocéis sabéis que no soy muy partidario de estos temas, más bien lo contrario y que tampoco soy un gran entendido en arte, ni mucho menos, pero la verdad es que no hace falta ser ni una cosa ni otra para quedarse con dos palmos de narices una vez entras en ella y levantas la cabeza hacia arriba, simplemente impresionante. Pero si esto nos ha parecido impresionante, no era nada comparado con lo que venía a continuación: El Panteón de Agripa.

Instalar espejos en el suelo para no romperte el cuello al mirar los impresionantes frescos del techo del Gesù fue una gran idea por su parte...

Instalar espejos en el suelo para no romperte el cuello al mirar los impresionantes frescos del techo del Gesù fue una gran idea por su parte…

Interior de la Chiesa del Gesù

Interior de la Chiesa del Gesù

Tenía especiales ganas de ver el Panteón ya que en mi época del instituto me tocó hacer un trabajo de historia del arte sobre este templo y como que siempre me había quedado con las ganas de verlo en persona ya que las tardes que me tuve que pasar clavando codos gracias a él fueron bastantes, pero ni aún así me podía hacer una idea de lo que esto era.

Nos hemos acercado a él por la Piazza Santa Clara, es decir, por la parte de atrás y la verdad, que la fachada de tochos resquebrajados no era muy alentadora pero al llegar a la Piazza della Rotonda y dar media vuelta para tenerlo de frente la sensación que uno tiene no se puede describir, o como mínimo yo no tengo ni idea de cómo hacerlo.

Uno se siente tan pequeño...

Uno se siente tan pequeño…

Unos se pregunta como se pudo construir esta hace 2.000 años...

De verdad que se pudo construir esto hace 2.000 años??

Delante de nosotros se levantaban 16 columnas de mármol gris de 13 metros de alto cada una, talladas a la perfección de una solo pieza sosteniendo el friso con la inscripción: “Marco Agripa, hijo de Lucio, cónsul por tercera vez, lo hizo”. Puede parecer un poco egocéntrico poner esa inscripción en tal monumento pero, sinceramente, yo si fuera el tal Agripa este y me saliera esto te aseguro que también se lo restregaría a todo el mundo. Es simplemente increíble, pero es que si, desde fuera, ya te sientes pequeño, una vez dentro te vuelves minúsculo, casi imperceptible para el ojo humano. Levantar la vista y ver esa cúpula perfecta alzarse delante de ti, con la luz del sol entrando por el óculo que la culmina es una experiencia casi mística. Y es que, que me digan que este edificio se construyó hace nada más y nada menos que 2.000 años hace que me plantee muchas cosas. Primero, que se le puede pasar a alguien por la cabeza para, con los medios de los que disponían, liarse con una historia de tal envergadura, totalmente desproporcionada al ser humano. Pero es que, y si no fue obra del ser humano? Si, si, lo sé, ya estoy desvariando y yo no es que sea muy propenso a todo esto de las conspiraciones y historias de estas pero es que en serio, como es posible construir esto?? Estamos hablando de la cúpula en masa más grande construida de toda la historia!! Y se hizo hace 2.000 años?? No me digáis que no suena a cuento. Además lo que más sorprende es su perfección: para que os hagáis una idea la simetría es tal que el diámetro interior de la cúpula es igual a la altura de esta, 43,3 metros. Hace 2.000 años?? Bueno, yo ahí lo dejo.

Y la sensación al entrar y levantar la cabeza..

Y la sensación al entrar y levantar la cabeza..

Si fijas la mirada en el oculo todo lo de alrededor empieza a dar vueltas...

Si fijas la mirada en el oculo todo lo de alrededor empieza a dar vueltas…

Obviamente después de esto cualquier cosa quedaría pequeña y es una pena porque en un lateral del Panteón se encuentra la Iglesia de Santa Maria supra Minerva y Il Elefantino, la primera es la única Iglesia gótica de Roma, con un interior realmente espectacular que también nos dejó un buen tiempo embobados y con, incluso, alguna escultura de Miguel Ángel, y la segunda es una escultura de Bernini situada enfrente de la Iglesia, una curiosa obra de arte que representa a un elefante que carga a sus lomos un pesado obelisco traído a Roma desde el antiguo Egipto.

Il Elefantino

Il Elefantino

Pero como he dicho después de nuestra experiencia en el Panteón todo nos sabría a poco y además necesitábamos recuperar un poco el aliento y un poco de cafeína no haría mal ya que la falta de horas de sueño y los kilómetros recorridos que empezaban a arrastrar nuestras piernas ya se empezaban a notar así que, aprovechando que estábamos al lado de la Piazza de Sant’Eustachio, hemos ido a probar el que, según algunos, es el mejor café de toda la ciudad, y aquí, en Italia, decir esto son palabras mayores ya que el café es algo así como un objeto de culto.
El Café Sant’Eustachio está situado a escasos metros del Panteón de Agripa y lleva desde mitad de siglo sirviendo café a romanos y turistas. Es un café de los de toda la vida, de tomárselo de pie, en la barra, sin mucho tiempo para saborear el momento pero igual eso es lo que lo hace más especial si cabe. Nosotros nos tomamos un cappuccino y un café solo y la verdad es que rico estaba, para elevarlo a la deidad de los cafeses ya no sé, pero también se ha de decir que yo muy cafetero no es que sea pero si dicen que esta tan bueno pues lo estará.

Para los amantes del café aquí tienen su paraíso particular...

Para los amantes del café aquí tienen su paraíso particular…

Lo importante es que el hecho ya lo hizo y nos permitió tomarnos un respiro que ya nos hacía falta. Llevar un ritmo tan frenético te puede llevar al error de pasar lugares para tacharlos de la lista y eso es precisamente lo que no queríamos así que tomarnos un tiempo de vez en cuando para asimilar lo que estábamos viviendo era una obligación y sobre todo después de experiencias tan intensas como la vivida en el Panteón. Acabábamos de llegar a Roma y ya nos estaba marcando y esto, de bien seguro, era solo el comienzo….

Como me gusta viajar….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s