El Making Off de una escapada a Roma: Preparativos (2a Parte)

Sin duda, deambular, sin un destino en concreto, por una ciudad que no conoces de nada, es una de las mejores maneras que hay para conocer la verdadera esencia de un lugar. El ir descubriendo, uno detrás de otro, como por arte de magia, sin que te lo esperes, sus lugares más emblemáticos y sus lugares más secretos, sus concurridas plazas y sus escurridizos rincones, sus archiconocidos monumentos y sus joyas encontradas, sin prisa, sin guion, es la forma en la que todo viajero le gustaría descubrir el mundo entero, dejando las guías para los largos trayectos y para las paradas en boxes pero, por desgracia, para viajar así hace falta una cosa muy importante y de la que, por desgracia, no siempre se dispone: tiempo.

Y en estas nos encontramos nosotros, para que nos vamos a engañar. Tenemos una ciudad de más de 2.000 años de antigüedad, cuna de una de las civilizaciones más importantes de la humanidad, conocida antiguamente como la Caput mundi, es decir, la capital del mundo, y solo disponemos de 3 días para verla. Solo de pensarlo ya me canso!

Así que si no queremos pasar los tres días dando vueltas por Roma cual gallinas sin cabeza y queremos intentar de empaparnos, aunque sea mínimamente, de lo más destacado de esta ciudad tenemos que llevar, aunque sea por alto, una idea algo clara de lo que queremos hacer y tener los tiempos mínimamente controlados con lo que, una vez ya solucionado el tema de los vuelos y del alojamiento, ahora sí, teníamos una semana aún por delante para trazar una especie de hoja de ruta, marcar con una cruz lo imprescindible y lo prescindible, desde nuestra ignorancia, claro está, para aprovechar al máximo nuestra estancia.

Leer y volar, que gran combinación

Leer y volar, que gran combinación

Guías:

Pues a viajar desde el sofá sea dicho!! He de reconocer que este momento es uno de los que más me gustan de cualquier viaje, el sentarme en el sofá, coger las guías y libros que tenga del sitio donde voy a ir, abrirme una botellita de vino y despedirme por unas horas (a menudo bastantes) de mi aburrida rutina para empezar a viajar. Imaginar si me gusta hacerlo que incluso lo hago cuando no hay viaje a la vista pero si lo hay entonces ya sí que es la reostia y este era el caso ahora mismo. Con todo, los compañeros de viaje elegidos para preparar esta escapada a Roma fueron:

  • Roma, De Cerca (Lonely Planet) – 12.90€
  • Lo mejor de Italia (Lonely Planet) – 25.00€
  • Un otoño romano, de Javier Reverte (Plaza&Janes) – 20.90€

Si bien lo que queríamos hacer no era marcarnos un itinerario fijo , aunque vayamos pocos días nos sigue gustando dejar algo a la improvisación, si queríamos tener muy claro que es lo queríamos ver y lo que no, o mejor dicho, lo que priorizábamos ver y lo que no priorizábamos para marcarnos una especie de guión y si luego sobre la marcha podía caer algo más pues bienvenido sea pero que si no había más tiempo que no nos quedáramos sin ver lo más destacado de la capital Italiana (a nuestro entender, claro está) y rápidamente esta hoja de ruta quedó marcada.

Bastaron un par de tardes de sofá y la ayuda (muchísimas gracias de nuevo) de los amigos de Nubes Viajeras para marcar el eje principal de nuestros tres días en Roma:

  • Primer día: Centro Histórico
  • Segundo día: Antigua Roma
  • Tercer día: Ciudad del Vaticano

A partir de aquí el truco consistía en ir combinando tardes en zonas cercanas, por ejemplo visitar la Fontana di Trevi des de el centro de la ciudad la tarde del primer día o el Aventino después de visitar las ruinas romanas pero esto ya lo iríamos haciendo sobre la marcha, lo importante para nosotros era que lo que más queríamos ver ya lo teníamos cubierto y a partir de aquí pues ya iríamos viendo, sin problemas.

Entrada Online

Y fue en una de estas tardes, buscando de blog en blog (han sido muchísimos los que he mirado) que nos surgió otra duda. La verdad es que sabemos que Roma es una ciudad que siempre tiene turistas (somos de Barcelona, sabemos de qué va esto) y sí que habíamos escuchado que por ejemplo, para entrar en los Museos Vaticanos y la Capilla Sixtina, las colas suelen hacerse bastante largas pero no fue hasta leer las crónicas del viaje a Roma de Veronica, de Viajar Code: Veronica, que nos hicimos una verdadera idea de la magnitud de estas y tomamos la decisión de pasar nuestros días en Roma conociendo la ciudad y no haciendo colas eternas para entrar a sus museos así que decidimos comprar las entradas Online para ir con ellas ya desde casa y pegarnos la vacilada delante de la multitud cuando lleguemos.

Además más fácil no puede ser, la verdad, aquí os dejo el enlace para si queréis hacer lo mismo. El precio de la entrada normal son 16€ + 4€ por comprarlas online, este el precio para no hacer cola.

Y ya que nos copiamos de Veronica en esto porque no hacerlo en más cosas así que, después de leer su relato de la visita guiada al Coliseo y como con ella es la única manera que tienes de bajar a la Arena y de subir al tercer anillo decidimos contratar el tour, en castellano y que por 11€ más nos dejará conocer las entrañas de la postal por antonomasia de Roma. Seguro que valdrá la pena.

Si queréis hacerlo aquí tenéis como hacerlo. El precio final de la visita guiada al Coliseo más la entrada a este y al Foro Romano es de 25€ por persona. Aquí pagas 2€ de más para reservar online pero si esto nos permite no hacer colas, bienvenidos sean.

Transporte

Y con las reservas a buen recaudo y nuestra hoja de ruta lista para empezar a arder ya solo quedaban algunos flecos para acabar con nuestros preparativos y uno de ellos, como no, era el transporte, tanto del aeropuerto hasta la ciudad (el aeropuerto de Fiumicino está situado a unos 30 km de Roma) como luego para movernos por ella.

En cuanto a la primera pregunta, como llegar del aeropuerto a la ciudad, las versiones, aquí son muchas y de muy distinto color. Cada uno vive las cosas a su manera y cada cual corre la suerte que corre y en la red encontrabas opiniones que iban desde los defensores a ultranza de comprar los billetes Online y con Terravisión, pasando por los fans incondicionales de los autobuses S.I.T. hasta llegar a los que decían que por mucho que comprases Online después el billete no te servía así que, con la certeza de que a veces demasiada información es desinformación, decidimos hacer lo que mejor sabemos hacer que no es otra cosa que el una vez allí ya veremos. Lo que está claro es que desde el aeropuerto salen varias compañías de autobuses que por unos 10€ ida y vuelta te llevan al centro de Roma. Luego también está el tren Expreso Leonardo, que te lleva desde Fiumicino hasta el centro de Roma sin paradas intermedias pero su precio ya sube un poco más, unos 14€ por trayecto y eso ya lo vemos demasiado. Estar atentos a las crónicas si queréis saber como lo hicimos al final.

Y en cuanto lo de cómo movernos por Roma, pues más o menos más de lo mismo, la verdad es que creo que la mejor manera de conocerse una ciudad es pateársela y si bien es cierto que Roma no es precisamente una ciudad pequeña después de hacer algunos números no creemos que nos saliera a cuenta sacarnos un Roma Pass, una especie de tarjeta, que puedes comprar por días y que te da derecho a la entrada gratuita a dos monumentos a escoger entre un listado y a, eso sí, saltarte la cola en algunos otros junto con un pequeño descuento que gira en torno a los 2€ más o menos y, obviamente, viajes ilimitados en el transporte público de la ciudad. El precio de esta es de 36€ para la de 3 días de duración y de 28€ la de 48 horas. La verdad, igual luego nos arrepentimos pero no creemos que nos salga a cuenta así que pies pa’que os quiero y a caminar!!

De todas formas si queréis echarle un vistazo aquí lo tenéis.

Todo atado y bien atado

Todo atado y bien atado

Y ahora ya sí que si, tarjetas de embarque impresas, resguardos de las entradas impresos, reserva del apartamento impresa y todo muy bien ordenadito en una carpetita de viaje para que solo nos quede esperar a la madrugada del domingo para empezar a volar. Nos tocará pegarnos el grandísimo madrugón para estar allí a la hora pero que queréis que os diga, me jode 3.000.000 de veces menos levantarme a las 4:00 de la madrugada para ir a Roma que levantarme a las 9:00 para ir a currar y eso lo hago cada día así que ahora si…..A Volar!!!!

 

 

 

2 Respuestas a “El Making Off de una escapada a Roma: Preparativos (2a Parte)

  1. uoooooooooo gracias por la mención!! me alegra haber sido de ayuda ^_^

    La suerte es que ahora la visita al Colisseo sepuede hacer online en vez de llamando!!! un avance jeje
    La RomaPass no es gran ahorro…es solo facilidades y en X casos…nosotros porque entramos a mas sitios y fuimos a Ostia, que si no igual tampoco la pillábamos.

    Ya contaréis al final en que vais desde el aeropuerto jeje

    Pasadlo muy bien!!!

    • De nada Verónica!! Es de buen nacido el ser agradecido o algo así dicen!!😆😆😆😆😆… La verdad es que nos fuiste de gran ayuda…saludos!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s