Kon-Tiki, o como la fe es la energía más poderosa que existe

Llevo una semana literalmente muerto en el sofá. Incluso estuve ingresado por una pequeña infección en el cuello que se puso fea aunque al final conseguí poder hacer mi penitencia en casa, eso si, sin ganas ni fuerzas para hacer absolutamente nada. Si, si, de autentica pena. Pero no os penséis que esto es todo, eh. Ni mucho menos. En estos tiempos que corren cualquier oxigenación es buena, verdad? Pues veréis, para finales de este mes teníamos billetes para irnos con Fatima a conocer Viena. Era una escapadita que teníamos en mente de hace tiempo, queríamos aprovechar para, además, visitar Mauthasen y recorrer una parte del valle del Danubio, nada, 5 días no más pero la verdad que venían como agua de mayo. Des de Cracovia que no viajamos juntos ya que nuestro viaje de 2 meses que teníamos planeado para el verano por los Balcanes se nos jodió por motivos laborales y estos días nos los tomábamos como una bocanada de aire antes de poder pegarnos nuestras merecidas vacaciones de verdad pero demasiado bonito para que todo saliera bien. Que va, ni de coña. El motivo?? Pues veréis, Fátima hace más de 2 años que está en lista de espera en la efectivísima Seguridad Social para operarse de una sinusitis crónica que le atormenta desde hace años y a que no sabéis que día la operan al final?? Premio!!! El mismo día que nos vamos para Viena!!

Así que imaginaros la escena, sin poder salir de casa (ojo, ni ganas) tirado en el sofá, sin fuerzas ni moral para ponerme a escribir ni tan siquiera a leer y con la única alegría que tenía en el horizonte hecha añicos por la Seguridad Social. Desolador paisaje, lo sé. Pero por muy malo que este algo tenía que hacer para que las horas pasaran y lo más pasivo que tenia a mi alcance era tragarme una película tras otra hasta perder prácticamente el conocimiento y de esta forma que pasaran las largas horas que tenía por delante. Bueno, teníamos ya que a Fátima no le quedaba otra que unirse a mi maratón de cine aunque también se ha de decir que se solidarizaba conmigo con mucho gusto, eso es cierto. Y de esta forma las horas y las películas pasaron una tras otra, algunas con más pena que gloria, otras que sin duda volveré a ver y entre estas últimas esta el motivo de este post: Kon Tiki.

kon tiki antic

Reconozco que soy un friki de todo lo que tenga que ver con aventurear, no tengo por qué negarlo, las andanzas de Stanley, Livingstone, Scoot o Bonnes me las he tragado una tras otra y me he imaginado resiguiendo sus pasos mil y una veces pero he de reconocer que a la aventura que vivieron la gente del Kon Tiki no le había reservado el espacio que se merece en mi estantería de los grandes aventureros.

Para los que no la conozcáis explicaros que en el año 1.947, el explorador y biólogo noruego Thor Heyerdahl, cabezón como él mismo, se propuso demostrar que los habitantes de la Polinesia podrían haber venido des de América del sur y no desde Asia como se creía (y en muchos casos aún se cree). Esto lo decía a raíz del descubrimiento que algunos habitantes de la Polinesia y los incas precolombinos adoraban un mismo dios solar llamado Kon Tiki. Según él, a pesar de que los Incas precolombinos no disponían de barcos si lo hacían de balsas y para demostrar que con la sola ayuda de las corrientes se podía llegar de América del sur a la Polinesia viajó al Perú y con la ayuda de 5 locos más, porque no tienen otro nombre, construyeron una balsa utilizando los mismos materiales y la misma técnica que las que se utilizaban hace siglos en el lago Titicaca y se hicieron a la mar con la única ayuda de su fe en lograr su objetivo cuando, todo se ha de decir, nadie daba un duro por ellos.

A partir de ese momento empieza un viaje de más de 100 días a través del océano pacifico para recorrer los más de 7.000 quilómetros que separan América del sur de la Polinesia. Simplemente espectacular. Es gracias a esa fe ciega  en que las cosas saldrán bien que la humanidad ha recorrido todos los confines de la tierra, es gracias a que alguien, algún tarado pensó en lugar del: -Y si esto sale mal?-, de la mayoría un:-Y si esto sale bien?- y se lanzó en busca de lo imposible.

La película que cayó en mis manos no es el documental que se rodó durante la aventura y que por cierto, ganó un oscar al mejor documental en el año 1951, sino una producción noruega mucha más moderna, del año 2012 y dirigida por Joachim Ronning y Espen Sandberg y que también aspiró a ganar la estatuilla, esta como mejor película de habla no inglesa en el año 2012 aunque sin correr la suerte del documental que aunque, si que es cierto que tiene un tiempo algo difícil de digerir si no estás metido en ella, es decir, si no eres un friki de la materia,  para mi transmite a la perfección esta fe en cumplir los sueños de cada uno aunque todos los elementos te empujen a lo contrario. Además, merece una mención aparte el hecho de que la película se rodó en una balsa de verdad y en el mar, a merced de las corrientes, para recrear más fielmente lo que sentían Thor y sus compañeros durante su hazaña.

Por todo esto, sin ser un peliculón, es una película imprescindible para todos aquellos que les gusté soñar des de el sofá, que les guste cargar fuerzas cuando no pueden salir de viaje y sobre todo para todos aquellos que les guste, que necesiten soñar. Y volar…

kontiki-plakat__span

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s