Costa Alentejana, la sencillez de lo salvaje

15/8/2014

Évora-Porto Covo (172km)

La verdad es que no es muy habitual entrar a un parque natural por el medio de un complejo petroquímico lleno de chimeneas humeantes y acero y más acero mires donde mires pero eso es lo que pasa aquí en el Parque Natural del sudoeste alentejano y la costa bizantina cuando entras en por la localidad de Sines después de cruzar el altiplano altejano entre sus interminables campos de encinas.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Pero la verdad es que no tiene desperdicio y mucho menos si viajas con la casa a cuestas como nosotros.

Quilómetros y más quilómetros de mar por delante se abren de repente hasta allí donde alcanza la vista. Las playas se suceden una tras otra separadas por estéticos precipicios que rasgan el azul del cielo hasta caer al mar y los pintorescos pueblecitos de pescadores se van alternando con algún que otro complejo turístico (pocos) que sin duda vivió tiempos mejores antes de que el vecino Algarve se convirtiera en el epicentro de veraneo de Portugal. Y es precisamente esta cercanía con el archiconocido Algarve que hace que la costa Alentejana siga conservando esta aura salvaje que conserva. Aunque eso no significa que no venga nadie eh, ni mucho menos y es que los coches aparcados en las cunetas se cuentan por miles en un mes de Agosto lo que pasa es que como las playas son tan i tan grandes muy difícilmente te encuentras alguna donde la afluencia de gente haga que esta pierda el encanto.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 

Pero lo mejor estaba aún por llegar y es que, a diferencia de nuestro país donde la ley de costas hace que ir en furgoneta sea un delito casi tan grave como matar a una persona (no diré robar millones de euros porque por lo visto eso no es para tanto) aquí pasa todo lo contrario y es que te puedes aparcar absolutamente donde te dé la real gana, poner tu furgoneta, sacar la silla y la mesa y mirar el atardecer des de primerísima línea de playa. Y sabéis que?? Que no, no está todo lleno de mierda y basura, ni hay gente apalancada en el mismo sitio dos meses ni por las noches se organizan grandes jaranas donde corre el alcohol y las drogas y acaban con jóvenes muertos al caer des lo alto de los acantilado, no, eso no pasa, y el sitio donde duermes al día siguiente esta igual o más limpio que al llegar y la gente a las 22 de la noche ya no hace ruido para no molestar al vecino y la única música que suena es la de las olas del mar al chocar con los acantilados. El paraíso para los furgoneteros vamos.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Nuestra primera parada fue a las afueras del pueblecito de Porto Covo. En una explanada justo encima de un acantilado donde había aparcada casi una decena de furgonetas, cada una a lo suyo.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Nos choco tanto lo que estábamos viendo de gente con las furgonetas y las auto caravanas tan tranquilamente sin tener que preocuparse por si venia la poli o no que tardamos medio segundo en decidir que hoy nos quedábamos allí sin ninguna duda. Aprovecharíamos para estrenar nuestras vacaciones de sol y playa y sobre todo para hacer alguna que otra sesión de bricomania en la furgoneta que después de que la Policía Municipal de Centelles (municipio de la comarca de Osona, lo digo para que lo evitéis a toda costa) me secuestrase la furgoneta durante un año y una vez en el depósito me la saqueara por completo) le faltaba aún algún que otro retoque ya que le hice lo justo para poder salir y rodar. Principalmente lo que le faltaba era mirar de arreglar la lona del techo elevable, lona que se entretuvieron en arrancar y rajar todo lo que pudieron y mirar de ponerle algo de luz dentro de la furgo ya que de las tres tiras de led’s que tenía solo quedaba una y sin funcionar cuando la saque del depósito así que después de un chapuzón en las congeladas aguas del atlántico nos fuimos para el pueblo para comprar lo que nos hacía falta para el bricolaje y algunas provisiones y así de paso echarle un ojo al pueblecito.

OLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERA

Porto Covo apenas llega a los 1.000 habitantes y su núcleo se erige en torno a su adoquinada calle principal, actualmente llena de restaurante y pequeñas tiendas de souvenirs pero solo hace falta pasar a la calle paralela para ver un pueblo totalmente diferente y es que si en su principal arteria podías contar así a lo rápido unas 500 personas, 50 metros más a su derecha, en la calle del lado vamos, no había absolutamente nadie. Y nadie significa nadie. Solo sus blanquísimas casas y nosotros, y al fondo, el mar.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 

Una cerveza fría para pasar el sofocón y de nuevo para nuestro paraíso donde íbamos a dormir y dedicar la tarde a mirar de arreglar lo que teníamos pendiente.

Y de esta manera pasaron las horas de nuestro primer día en la Costa Alentejana, calmadamente, sin prisa y disfrutando del momento. Día que despedimos con una espectacular puesta de sol que fue el colofón a un día perfecto. Un día perfecto más, aquí, en Portugal.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

16/8/2014

Porto Covo-Zambujeira do Mar (94km)

Dormir en un acantilado a escasos metros del océano atlántico es de lujo, vamos, un escenario perfecto, pero ten clara una cosa: sopla un viento de tres pares de cojones! Y claro, nuestros briconsejos no daban para aguantar tanto aire así que a media noche Víctor tuvo que dejar su ático en mi furgoneta y compartir cama hasta que el sol calentara un poco porque no veas cómo está dando por culo el frio en este viaje. De hoy no pasa que nos compramos unas mantas para poder dormir por fin sin pasar frío.

Pero dicen que la sarna con gusto no pica. Yo no sé si pica o no pero lo que sí que es cierto es que pocos minutos después de haber salido de la furgoneta y con los primeros rayos del sol ya calentándonos mientras nos tomábamos nuestro café con leche ya ninguno de los dos nos acordábamos del frío de la noche y ya solo pensábamos en el día que teníamos por delante.

Todo con mucha calma pero antes de las 10 de la mañana ya habíamos recogido todo nuestro campamento y ya estábamos quemando quilómetros de la N120 hacía el sur con destino Vilanova de Milfontes donde queríamos parar a comer pero lo que no sabíamos era que el destino nos deparaba una prueba de fuego para esa mañana. Más que una prueba de fuego  seria un Memento Mori, un recordad que sois mortales ya que todo estaba yendo demasiado bien hasta ese instante, no nos vamos a engañar.

Lo buena de seguir la costa Alentejiana con vehículo propio es el poder perderse por alguno del centenar de caminitos de tierra que salen de la carretera principal y que te llevan a alguna de las muchas playas desiertas que ocupan este litoral y que no salen en las guías. Pues bien, eso era los que nos disponíamos a hacer esa mañana y nos iba bien la verdad ya que descubrimos Ilha Pessegueira una pequeña isla situada delante de una playa con una fuerte y unos ruinas romanas en lo alto de una bonita colina y claro, como el resultado de nuestra primera incursión había sido tan positivo pues paso lo que pasa siempre: que nos vinimos arriba y la liamos pero mucho.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Desde Ilha Pessegueira sale un caminito de tierra batida pero que poco a poco se va haciendo más i más inestable hasta que acaba por convertirse en un camino de arena. Algo así como si estuvieras yendo con la furgoneta por el desierto y claro, cuando nos dimos cuenta ya teníamos la rueda derecha trasera enterrada más de medio metro en la arena y cada vez que intentábamos sacarla de ahí no hacía que enterrarse aún más hasta el punto de que la arena llegaba ya a la altura de la puerta! Y en medio de la nada que estábamos joder! Vale va, a pensar, ponerse nervioso no sirve de nada, ante todo mucha calm…y una mierdaaaaa!! Ahhhh!!! Diooooos!! Vale, vale ahora si, a respirar hondo y a buscar una solución. Ensayo-Error. Lo primero que intentamos fue, utilizando las raquetas de la playa como palas desenterrar todo lo que pudimos la rueda trasera para poner todo de piedras y restos que encontrábamos por ahí para que pudiera pillar tracción pero que va, no había manera. Eso no salía de allí ni de coña. Que podemos hacer? Más adelante nos habíamos cruzado con un 4×4 que quizás nos podía sacar de allí si nos hacíamos con una cuerda lo suficientemente resistente para poder engancharnos a él pero eso aquí donde estábamos era prácticamente imposible.

Así estuvimos como una hora, quizás incluso más, la verdad es que no lo sé del cierto porque estaba totalmente ido hasta que se encendió la bombilla. Joder el gato!!! Teníamos que mirar de poner una superficie debajo del gato la suficientemente grande como para que no se hundiese en la arena, levantar la furgoneta todo lo que pudiéramos y mirar de poner todo de piedras debajo de la rueda para que pudiera hacer la tracción suficiente para poder salir del hoyo y después rezar para que no se volviera a clavar.

Y llego el momento: la verdad es que si esto no funcionaba ya no tenía ni idea de qué carajo íbamos a hacer así que cada uno en su posición, motor en marcha culo apretado y…me estoy moviendo!! Funciona!! Ahora a no quedarse clavado otra vez. Segunda a fondo y cual Paris Dakkar en busca de una superficie más firme donde no correr riegos. La habíamos sacado! Pero nunca más, eso te lo aseguro.

Ahora delante nuestro teníamos una línea de playa infinita para nosotros solos pero la verdad es que yo solo pensaba en el tener que sacar la furgoneta de allí así que un bañito rápido para que como mínimo todo el mal rato no fuera en vano y otra vez de nuevo en la furgoneta preparados para hacer el camino a la inversa. Como os podréis imaginar la tensión se podía cortar con un cuchillo pero ya teníamos el plan de escape hecho a la perfección. Iríamos campo a través por una zona de matorral bajo para evitar lo máximo posible la arena y cuando ya no tuviéramos remedio que meternos en ella, segunda, gas a fondo y que pase lo que tenga que pasar. En el fondo ya sabíamos cómo sacarla de allí pero la verdad es que otra vez ese mal trago no apetecía y menos cuando ya nos habíamos quitado en el mar los quilos y quilos de arena con los que habíamos acabado nuestro primer rescate.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

El tramo de campo a través fue a la perfección y todo iba muy bien también en la arena hasta que una pequeña subida con la arena más suelta de lo habitual izo que la Fiera perdiera tracción y hiciera un además de volverse a quedar clavada en el sitio hasta que un grito de guerra recorrió nuestras gargantas y pisando más aún el acelerador la Fiera soltó un rugido que nos llevó hasta lo alto de la cuesta para sacarnos ya de ese infierno en el que se había convertido nuestro pequeño paraíso.

Pero ya estábamos fuera y de todo se aprende. Un pequeño aviso no nos iba mal ya que el exceso de confianza es muy mal compañero. Memento Mori les decían a los legionarios romanos cuando entraban victoriosos a sus ciudades después de saborear la gloria en la batalla. Recordad que sois mortales significa. Pues eso, que lo tuviéramos presente, que nosotros también éramos mortales.

Des de allí, y una vez ya recuperados del susto la idea era acercarnos a Vilanova de MilFontes para echarle un vistazo y mirar de comprar una mesa ya que, como no, también me la habían robado los amigos de Centelles. EL pueblo en sí sigue la tónica de los pueblos costeros alentejanos. Casas blanquísimas y adoquinadas calles y también se ha de decir, mucha pero que mucha gente en ella así que esa no era nuestra liga y después de hacernos con nuestra mesita cogimos dirección a la Praia do Malhao, situada a unos diez quilómetros de Vilanova y de momento, sin duda alguna, la mejor playa que nos hemos encontrado aquí en Portugal.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Y es que, si bien es cierto que cuando llegas a donde se tiene que dejar el coche lo que te encuentras no es muy alentador ya que está llenísimo de coches, pasa lo mismo que pasaba  ayer, que como las playas son tan i tan grandes ya puede haber 10.000 coches aparcados que tu estarás solo en la playa y si que te iras cruzando de vez en cuando con alguien pero vamos, que la tranquilidad está asegurada.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Aquí nos tiramos nuestras buenas dos o tres horitas y incluso bajamos a la Fona ya que no había nadie a quién pudiera molestar y nos pegamos nuestra buena dosis de sol en un rincón de la playa entre acantilados que formaban pequeñas calitas dónde no había absolutamente nadie.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Una vez ya bien tostaditos, otra vez  carretera y manta dirección Zambujeira do Mar, donde teníamos intención de mirar de comer algo antes de buscar nuestro patio del día y se ha de reconocer que las dos cosas nos salieron a la perfección. Para comer Bacalhau á Bras, una especie de revoltijo con huevo, patatas y bacalao que estaba simplemente delicioso y barato, muy barato y para dormir otra vez un balcón en lo alto de una colina que daba, por una banda a una playita donde caía una cascada que daba directamente al mar y en la otra al pueblecito de Zambujeira y a su preciosa playa encalada. Más no se podía pedir.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

La verdad es que muy tarde no era, serían poco más de las 17:00 pero con el día que habíamos tenido la idea de bajar a la playa se fue retrasando y retrasando hasta convertirse en eso, una simple idea y acabamos el día, y con él nuestro pequeño periplo por la costa Alentejana con otro atardecer desde primera línea de mar, unas cervecitas todo lo frías que pudimos y al sonar los Lunnies, a dormir.

 

 

 

2 Respuestas a “Costa Alentejana, la sencillez de lo salvaje

  1. No t’oblidis del Martin, un noi portuguès que estava despertant sol davant la platja i que ens va ajudar a desenterrar la Fiera… I Malhão, sempre Malhão!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s